La delincuencia es masculina

DIC, 17, 2017 | 05:00 - Por PEDRO ARTIEDA SANTACRUZ

Desde que entró en vigencia la Ordenanza de control de motos en Guayaquil que prohíbe que dos hombres se movilicen en una moto -de 19:00 a las 04:00-, entre otros aspectos, se han detenido más de setecientos vehículos.

¿Cuál fue el motivo para expedir la mencionada ley?: Reducir la acción delincuencial en esta ciudad. Pero ¿qué mensaje han entregado las autoridades que firmaron esta normativa?: Que solo los hombres, o principalmente estos, pueden  robar, expender droga, asesinar… ¿Qué pasa, entonces, con las mujeres? ¿No están en las mismas condiciones para cometer actos delictivos? ¿Por qué la ley apunta solo al género masculino? 

Es sorprendente evidenciar cómo, luego de tantas reflexiones en torno a la problemática de la desigualdad de género y al machismo en nuestro país, no se repare en ello al momento de pensar y emitir una norma. O, si se lo hace, tal análisis no tiene mayor peso. Es paradójico constatar también cómo una norma tan machista puede afectar sobre todo a los hombres y liberar a las mujeres de toda posibilidad de culpa. 

Es probable que para expedir la mencionada ordenanza los expertos se hayan fijado únicamente en estadísticas. No obstante, durante los últimos meses, algunos medios de comunicación han difundido videos a través de los cuales muchas mujeres asaltan en tiendas o centros comerciales. La sustracción de joyas o computadores se ha tornado cotidiana. Nuevamente se menosprecia la condición femenina, en este caso, claro está, vinculada con la delincuencia. Este tipo de leyes implícitamente afirman que la delincuencia es “patrimonio masculino”. 

Algo similar sucede en algunos bancos del país. Los bolsos de las mujeres, que bien pueden esconder un arma de grueso calibre, nunca o casi nunca son revisados por los guardias de seguridad. Estos ni se les acercan. Las mochilas de los hombres, en cambio, sí son auscultadas minuciosamente, más aún si quien ingresa luce de manera mucho más informal, sin faldas ni tacones. Hay que ver cuán machistas siguen siendo los procedimientos de seguridad. Algunas autoridades públicas y privadas deben repensar sus protocolos discriminatorios.  
  
[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Gobierno de unidad nacional

00:15 | | Por sus intervenciones y entrevistas con medios de comunicación, el presidente Lenín Moreno parecería estar abocado a una crisis ministerial. Así lo indica la repetida frase “un paso al costado”, al referirse a quienes pudieran haber cometido errores o no haber estado a la altura de los desafíos que la realidad les ha puesto delante. 

Hechos de terror

00:10 | | Centenares son los comunicadores muertos en México y Colombia. Quienes se desenvuelven en los campos del delito, les ofrecen a los reporteros primicias noticiosas y los secuestran, cuando no les matan a quemarropa, antes de emplear este tipo de trampas. El objetivo es intimidar y evitar que la prensa denuncie actos indebidos.

Diez días o diez años

00:05 | | El 16 de abril el presidente Moreno dio a sus ministros 10 días de plazo para lograr la captura de alias Guacho. Plazo absurdo porque no está en manos de los ministros el poder cumplir tal orden. De todas maneras, al segundo día de la temperamental orden se ha producido otro secuestro atribuido a Guacho. Lo evidente es que en diez días no se va arreglar lo que ha sucedido en diez u once años de desgobierno, de alentar una revolución ciudadana que solo ha producido corrupción, desamparo, inseguridad, espionaje interno y ahora temor en toda la población ecuatoriana.

GALERIA DE VIDEOS