Rumbo a la Antártida, la morada de los dioses

ABR, 23, 2018 |

Miguel Ángel Vicente de Vera.
Especial para La Hora 

La tarde del zarpe el cielo adquirió unos tonos azulados que parecían espaciales. Son los días finales de enero y Punta Arenas, la ciudad más austral de Chile, se iba desvaneciendo en el horizonte. El buque que nos llevaría a nuestro destino atravesaba triunfante el Estrecho de Magallanes. Dos ballenas y un grupo de delfines nos acompañaron durante varios minutos, como si quisieran escoltarnos antes de llegar a los temidos dominios del Paso de Drake. 
 

A bordo, un grupo de 31 personas conformaba la XXII Expedición de Ecuador a la Antártida. Liderado por el comandante Julio Ortiz Melo y con el apoyo del comandante Juan Carlos Proaño, quien desde hace tres años está en la dirección del Instituto Antártico Ecuatoriano.
 

Allí iban oceanógrafos, ingenieros, químicos, arqueólogos, soldadores, chefs y el periodista que escribe estas líneas, con rumbo a la que sería una de las grandes aventuras de sus vidas. Respondían a dos grandes objetivos: realizar investigaciones científicas con fines pacíficos y construir la infraestructura del nuevo módulo de Mando y Control.
 

El primer escollo a batir fue el Paso de Drake, un territorio de 800 kilómetros donde se encuentran las corrientes de los océanos Pacífico y Atlántico, con olas de más de 10 metros de altura. Para hacerse una idea de la gesta, en la antigüedad, los piratas que lo atravesaban victoriosamente, se colocaban un arete en su oreja, la otra la reservaban para cuando navegaban el Cabo de Buena Esperanza, en las aguas que rodean Sudáfrica. 
 

Para la sorpresa del contingente, el Dios Eolo mostró su rostro más benigno. En una de las jornadas aparecieron olas de cuatro o cinco metros, suficiente para que los vasos de la mesa se deslizaran de un lado al otro. Un oficial chileno, que lo había atravesado 11 veces, comentó que jamás había visto el mar en este rincón del planeta así de manso.

Llegada a la base 

Luego de tres días de espera -para desembarcar material y víveres en otras estaciones chilenas- llegamos a nuestro anhelado destino, la Base Científica Pedro Vicente Maldonado, ubicada en la isla Greenwich, en el archipiélago de las Shetland del Sur.
 

Para realizar las tareas de apertura, seis expedicionarios, con el comandante Ortiz a la cabeza, viajaron hasta la base en helicóptero. Tres bomberos aguardaban el despegue, los rostros de los operarios denotaban gravedad. El espacio era tan reducido que la maniobra debía ser perfecta, cualquier error podía resultar fatal. El último en llegar fue el piloto. Era joven, delgado, de rasgos caucásicos. Vestía una chompa de cuero café rebosante de parches de otras expediciones y las típicas gafas de aviador.
 

Por la tarde, el resto de expedicionarios desembarcamos en botes de caucho de diez personas conocidos como Zodiac. A medida que avanzábamos, se comenzó a distinguir la silueta anaranjada de la base.  En la orilla nos esperaban los compañeros con los brazos en alto, en señal de victoria. Luego de abrazos y hurras, después de una semana de travesía, comenzó el proceso de descarga de dos contenedores que portaban los víveres y el material para la construcción del nuevo módulo.

Una estación lunar

La estación emana un aroma lunar, a territorio extraterrestre. Consta de cuatro módulos metálicos y rectangulares de color naranja -para ubicarlos visualmente cuando nieva- aislados térmicamente: el laboratorio, la casa de botes y los dos módulos para camarotes, con baño, cocina y salón.
 

Son muchas las actividades científicas que se realizan: el doctor francés en teledetección de radares Cristophe Fatras estudia la disminución de los glaciares en la isla, como resultado del cambio climático; la doctora en arqueología Beatriz Fajardo trabaja en la hipótesis de grupos humanos prehistóricos que habitaron el continente blanco; el doctor Miguel Gualoto investiga microorganismos que sean capaces de absorber hidrocarburos. Por su parte, el químico Carlos Banchón analiza procesos naturales para eliminar la contaminación del agua...
 

Estamos en febrero, los días son muy largos, amanece a las 5:30 y anochece a las 22:00. A pesar de que estamos en verano, es habitual no ver el sol a lo largo de toda la jornada, ya que permanece tamizado por las nubes, generando una sensación de desubicación. El tiempo parece estar desencajado, los expedicionarios preguntan a menudo en qué día estamos. La base cobra vida solamente en esta época del año, ya que en invierno las condiciones son muy drásticas, realmente adversas para la supervivencia humana, con días de 24 horas de oscuridad, mares congelados, aislamiento total, temperaturas que descienden hasta los menos 85 grados y vientos que alcanzan los 300 kilómetros por hora. A pesar de estas condiciones al límite si tuviera que describir en una frase cómo es ese lugar, respondería sin titubear que es la morada de los dioses.  

FRASES

"En esta parte del mundo, los días son muy largos, amanece a las 5:30 y anochece a las 22:00 en febrero”.

"El tiempo parece estar desencajado, los expedicionarios preguntan a menudo: ¡¿en qué día estamos?!”.

"En invierno las condiciones son muy drásticas, realmente adversas para la supervivencia humana, con días de 24 horas de oscuridad”.

Más Noticias De Noticias de Quito

Huecas gastronómicas para disfrutar el feriado en Quito

| Disfrute con opciones gastronómicas de comida ecuatoriana en el centro y norte de la urbe.

Vivienda patrimonial se derrumba al sur de Quito

| No hubo víctimas pero obligó al cierre vehicular en un tramo de la avenida Maldonado, lo cual ocasionó gran congestión.

266.130 usuarios se estima que usarán las terminales en el feriado

| Desde ayer se realizan más controles para garantizar la seguridad de los viajeros durante los días de descanso.

Las avenidas cercanas a la Asamblea colapsaron

| Hubo gente que prefirió caminar a tomar un bus por el tiempo que se demoraron los buses en salir del perímetro.

Se decomisan 50.000 cigarrillos de contrabando

| La Policía evitó que aproximadamente 50.000 cigarrillos extranjeros se comercialicen en el mercado ilícitamente.

El triunfo del 24 de Mayo y la doctrina de Antonio José de Sucre

Jueves, 24 de mayo de 2018 | | Un vistazo la gesta histórica, donde se destaca el lado magnánimo del Mariscal.

Banco de Alimentos de Quito un puente para la solidaridad

Jueves, 24 de mayo de 2018 | | Se puede aportar como voluntario o hacer donaciones para que la iniciativa siga beneficiando a más gente.

Colegio Shakespeare, un espacio en Quito para aprender emprendiendo

Miércoles, 23 de mayo de 2018 | | Este ‘coworking’ es el primero en una institución educativa y estará abierto a toda la comunidad.

Perros guía se forman en Ecuador para dar luz a los que no ven

Jueves, 17 de mayo de 2018 | | La preparación dura de seis a ocho meses. En ese tiempo los perros aprenden a ser los ojos de otros.

Opciones para apoyar la lucha de los pacientes oncológicos en Quito

Miércoles, 16 de mayo de 2018 | | Cabello para pelucas, alimentos o fondos permiten que las fundaciones sigan trabajando.

Dulces tradicionales evolucionan con la tecnología

Martes, 15 de mayo de 2018 | | Espumilla, ponche y helados han cambiado sus procesos de elaboración con el tiempo.

Madres de los guerreros luchan por verlos felices

Domingo, 13 de mayo de 2018 | | Todos los sábados, cerca de 60 familias comparten en la Escuela Granja de la Fundación Cecilia Rivadeneira.

Ramadán 2018: comenzará en todo el mundo el 15 de mayo

Domingo, 13 de mayo de 2018 | | El Ramadán es uno de los cinco pilares del islamismo. Se celebra el noveno mes del año del calendario lunar.

El arte también nace en la plaza Belmonte

Jueves, 10 de mayo de 2018 | | El pintor Ramiro Guarderas hizo un libro inspirado en los personajes que vio durante su niñez.

GALERIA DE VIDEOS