Mal de muchos… consuelo de…

AGO, 18, 2017 | 00:10 - Por JAIME VINTIMILLA

Jaime Vintimilla

El nefando episodio de corrupción que tenemos la desdicha de sufrir las consecuencias, no es más que la muestra fehaciente de una historia continua, que de forma por demás parca, nos ha enseñado que este flagelo es una suerte de política pública que ha carcomido al país a vista y paciencia de la ciudadanía que impávida ha debido aprender a sortearla y combatirla en medio de las olas de una desinstitucionalización permanente.      

Las reacciones y actitudes políticas frente a esta desagradable realidad se han dividido en grupos que defienden posiciones aparentemente irreconciliables. Por una parte, se encuentran los panegiristas de Alianza PAIS que rechazan cualquier capítulo de borrascosa corrupción y amparados en su década de supuesta democracia, no solo que la niegan sino que critican y rechazan cualquier pronunciamiento y lo califican como derecha recalcitrante o partidocracia, sin reconocer que los partidos políticos fueron triturados por su ominoso estilo de hacer política.

En un segundo grupo aparecen aquellos ciudadanos que aparentemente desean combatir esta conducta ilícita, pues más allá de sus creencias consideran que la ética es la senda que debe seguir un servicio público transparente.

Infortunadamente se advierte que en estos grupos, en unos más que en otros, no existe una conciencia clara de la responsabilidad política, pues los primeros forjaron un gobierno caracterizado por la sumisión popular, la devoción al líder y el gasto desmedido de recursos en tanto que los segundos cuentan con antiguos opositores, que formaron parte de la década del oficialismo perverso o que intervinieron en otros regímenes donde ciertas actuaciones pecaron por deslices lesivos para el país.  

Por último, el grupo de Alianza PAIS carga con la pesada cruz de haber usado el nombre del pueblo para manipular la historia, dividir a la población y generar una dependencia del Estado que casi aniquila la creatividad y el emprendimiento privados.

Resulta lamentable, pero a la corrupción no podemos aplicarle el viejo adagio que dice mal de muchos, consuelo de tontos. Hacerlo así demostraría que se ha aniquilado el civismo y el sentido del Estado y de la política.   


[email protected]

 

 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Yo soy politico… y (3ra parte)

| Superar estas expresiones populares en política como políticos mentirosos prometen y no cumplen, van a robar, hay que hacerse político para tener dinero y la más repetida en los últimos tiempos políticos corruptos, es un glosario difícil de contrarrestar y para conseguirlo se necesita que los nuevos políticos empiecen a trabajar en esquemas de transparencia con la ciudadanía y que se evidencie todas las acciones que representa utilización de dinero de la población.

No hay garantía de cambio

| Nunca han existido tiranos y canallas de la historia, sin imbéciles que los endiosen por ignorancia, mediocridad, fanatismo o mezquino interés personal, de allí surgen esbirros, lacayos y serviles, vinculados a candidaturas, negocios, contratos, cargos, designaciones. Esos son el grueso que sostienen al tirano y al canalla.

La pelota sí se mancha

00:15 | | Maradona en su partido de despedida pronunció una frase de mucho picante: “La pelota no se mancha”.

La pugna legislativa

00:10 | | Hay sistemas cuyos errores son difíciles de prever. Por eso, la honesta evaluación del accidente del Apolo 1 llevada a cabo por uno de los astronautas se refería a la causa de este como un “error de imaginación”.

¡Viene el cuco!

00:05 | | En más de una ocasión escribí que Correa volvería a ser protagonista de la política nacional. Correa ha sido, es y será, con mucho, el mejor político burgués que el Ecuador ha tenido.

Una publicación compartida de Diario La Hora (@lahoraec) el